Dar el primer paso…

Definitivamente dar el primer paso es lo difícil. Vas a comenzar algo y tu mente se llena de mensajes: Tú escribiendo?… si tienes tiempo para eso? y a que hora lo harás? y que tienes para decir… también otros alentadores, “de pequeño solía escribir poemas y que bien que salía eso, por lo menos a mamá le gustaban”, “siempre estás escribiendo y dibujando en papelitos y estos se pierden con facilidad, qué tal si los publicas?”, “a alguien seguro que le hubiera servido tener cierta información o punto de vista en algún momento”…. muchas más cosas pasaron por mi mente… así es como el día de ayer decidí dar ese primer paso, curiosamente en el día internacional del blog 31 de Agosto. Voy a comenzar a escribir en este espacio www.javiersanchez.blog para contarles a mis amigos algunas experiencias, puntos de vista y recursos que quizás en algún momento les pueda servir de apoyo. Quiero en este blog un espacio tranquilo para reflexionar, compartir e intercambiar ideas. No se si terminará siendo un diario o quizás algún espacio “más serio” de información, lo importante es ponerlo a andar.  

La otra pregunta es, cuál será ese primer post?, recuerdo que leí algo muy interesante en el blog de mi amigo Juan Pablo Calderon (dumpa.co). Decía algo como “el mejor post es el que no he escrito todavía” y dejándome llevar por ese entusiasmo de ser cada vez mejores comenzaré publicando algo que un día como de hoy hace poco más de un (1) año escribí. Lo selecciono porque lo escrito allí aún está vigente y porque fue la primera vez que “me arriesgue” a escribir públicamente y me sorprendió que un día después fui contactado por la revista del Project Management Institute PMI (PM Network) para que hiciera parte de su publicación del mes de agosto.

La transparencia como el valor principal, somos humanos, cometemos errores pero también los solucionamos y tú haces parte de la solución

En un ambiente de trabajo ágil es necesario “poner las cartas sobre la mesa” , romper los   paradigmas de las formas tradicionales de abordar los proyectos, desburocratizar y eliminar la mayor cantidad de obstáculos dentro del proceso de comunicación. Esto lleva consigo un cambio de mentalidad de 180 grados, ya que desde una perspectiva tradicional el patrocinador del producto tiene un rol pasivo dentro del desarrollo del proyecto y es difícilmente participa en las soluciones por la falsa sensación de que al consultarle estoy como proveedor perdiendo el control de la situación y dando un mensaje de desconocimiento. Desde un enfoque de transparencia el nuevo paradigma busca una participación activa del patrocinador, busca elevar el nivel de involucramiento del mismo basado en la confianza y en una actitud clara enfocada en resultados.

En alguna ocasión participé en un proyecto en donde sistemáticamente se venían incumpliendo los compromisos adquiridos debido al desconocimiento del alcance en detalle. En ese momento la posición de desconfianza e incredulidad por parte del patrocinador hacía difícil acceder al detalle de la información requerido para la solución del problema. Hasta ese momento el patrocinador cegado por su afán de resultados y el equipo con una falsa sensación de suficiencia no llega a un acuerdo sobre la solución del problema. Con sorpresa luego de un difícil cambio de mentalidad llegamos a sincerarnos y exponer todos y cada uno de los miedos y limitaciones que llevaban a no llegar a una solución concreta. Luego de esto y con “transparencia como principal valor” conseguimos evidenciar nuestro claro compromiso por hacer lo mejor de nuestra parte parte para lograr el objetivo y al hacer partícipe al patrocinador dentro del problema logramos limpiar el panorama y todas las alternativas de solución empezaron a aparecer con suficiencia. Logramos entendernos y trabajar por un objetivo en común.
Dentro de este proceso de construcción de confianza basado en la transparencia se enfrentan diferentes desafíos técnicos en los mecanismos de llevar a cabo la implementación de las soluciones, de comunicación cuando enfrentamos lo sucedido y dentro diálogo abierto empezamos a construir una comunicación asertiva. Cuando dejamos de pensar como individuos y empezamos a pensar en un objetivo en común rompiendo la barrera de creer que haciendo lo mismo encontraremos la solución del problema “un cambio necesario”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *